¡Sicario esperó a que comieran para matarlos!

GUAYAQUIL.-

Un sujeto acribilló a  tres jóvenes que se movilizaban en una camioneta Chevrolet D-Max gris, de placa GRW-5260, entre las manzanas 262 y 263 de Sauces 6, en el norte de Guayaquil, según contaron los testigos, la noche del pasado miércoles.   
Las víctimas  fueron identificadas como Francisco Israel Cruz Vanegas (de 28 años), Julio Enrique Vernaza Bodero (de 20) y Jeremy Bruno Salazar Peña (de 22). Una fuente policial señaló que uno de los fallecidos estaría vinculado en la muerte de Luigi Jorge Rivera Quila, ocurrida en junio pasado, en el norte de la urbe porteña.

Julio Vacacela, fiscal de la Unidad de Acción Inmediata, quien indaga el caso de Rivera Quila, informó que hasta el mediodía de ayer no se podía comprobar si eso era real, pues espera que la policía le envíe un informe de las huellas dactilares de las víctimas, para comprobar sus identidades.
Si la versión del informante fuera verdadera, sería la tercera persona que consta en el expediente del crimen de Quila que es asesinada en los últimos tres meses.
Pero Vacacela mencionó que el proceso sigue en instrucción fiscal y que aún no se puede determinar si las muertes tienen alguna relación, pues constar en una misma investigación no certifica un vínculo, según explicó el funcionario público.  

Misterio
Una ola de misterio cubrió a quienes habitan en el sector, pues uno de los parqueaderos del lugar fue la escena, casi cinematográfica, de un triple crimen. Eran aproximadamente las 22:00 y las tenues luces de los postes iluminaban la zona.
A pocos metros, algunos lugareños y transeúntes se detenían en un restaurante para comprar algo de comer. Ellos fueron espectadores de la “lluvia” de balas que acabó con la vida de los tres jóvenes y dejó a otro herido. Extraoficialmente se conoció que el afectado, quien fue llevado a una casa de salud, sería Jimmy Augusto Rivas.

Versiones de los hechos

Un muchacho que pasaba por el lugar contó: “Mi tía estaba sentada en la entrada de su casa y vio a dos hombres que dispararon cuando el carro iba saliendo. Después de eso la camioneta siguió rodando hasta chocar contra un carro estacionado”.
El transeúnte agregó que los asesinos huyeron  a pie, pero que nadie intentó detenerlos y tampoco los reconocieron. El joven señaló que Augusto Rivas pasaba por el lugar y resultó herido.

Existen otras versiones acerca de lo sucedido. Algunos moradores comentaron que un sujeto esperaba a las víctimas y que apenas las vio caminó hacia ellas y descargó su arma, según explicó el capitán  Jorge Borja, policía del sector.

Un allegado de uno de los fallecidos relató que los “verdugos” llegaron en una motocicleta y mientras uno de ellos esperaba en el vehículo, el otro aprovechó para disparar a sus “clientes”. Según el pariente, Augusto andaba junto a él y fue herido por error.
El fiscal Julio Vacacela, quien también indaga este hecho, informó que solicitaría la detención del herido para tomarle una versión de lo ocurrido, pues deberán esclarecer lo que realmente pasó.

William Aguilar, coordinador de la Unidad de Delitos Flagrantes de la Fiscalía, informó que “en una de las denuncias presentadas por los familiares de las víctimas consta que otra persona andaba con ellos, a quien identifican como Santiago Cáceres, alias ‘Pichi’, de quien hasta el momento se desconoce su paradero”.

“Comieron antes de morir”

 Algunos moradores aseguraron que a los fallecidos (a quienes no conocen) los vieron en una casa cercana, en la que existe un restaurante. Los lugareños comentaron que supuestamente comieron antes de salir en la camioneta.
“Miguel”, un lugareño, recordó que “cuando escuché la bulla, creí que eran camaretas y pensé en asomarme por la ventana, pero cuando iba saliendo alcancé a ver la mano de un hombre que tenía una pistola disparando. Lo único que hice fue tirarme al piso. Cuando ya me paré, vi a un chico que estaba herido aquí cerca, después otras personas vinieron y se lo llevaron”.
La camioneta tenía los vidrios rotos de los balazos recibidos. Dentro estaban los cadáveres. Uno en el volante, quien sería el conductor, mientras que los otros dos estaban en el asiento posterior.
Por la forma en que estaban los cuerpos, parecía que uno de ellos habría intentado escapar y lo acribillaron cuando estuvo a punto de hacerlo. Su cuerpo quedó tendido desde el asiento hasta el piso.

La escena se desarrolló frente a una pequeña pastelería, donde reposaban algunos moldes de tortas recién salidas del horno. Su propietaria, María Escobar, declaró que “afortunadamente no estaba aquí afuera. Sí escuché las balas, pero creía que eran las camaretas que siempre revientan los chicos y no salí. Al rato es que mi vecina me vino a llamar para decirme que había unos muertos”.
El fiscal Víctor León, quien estuvo encargado de la diligencia, indicó que “los impactos de las balas apuntan hacia la cabeza, por lo que se presume que los asesinos tenían toda la intención de provocar la muerte a los afectados”. El funcionario agregó que “hay un herido, quien en estos momentos ya se encuentra en uno de los hospitales de la ciudad y vamos a tratar de investigar qué tipo de participación tuvo en el caso”.
León señaló que dentro del vehículo se encontraron dos armas y que los tres implicados tenían antecedentes penales por varios delitos. Por ello, no descarta que se trate de algún ajuste de cuentas. Más tarde, Vacacela aclaró que solo dos víctimas tenían prontuario delictivo: Francisco Cruz y Jeremy Salazar.

Minutos más tarde, llegaron algunas personas que se identificaron como familiares. Hubo forcejeos con la policía por tratar de llegar hasta los cadáveres, pero todo fue controlado al instante.

Caso Rivera Quila

El fiscal Julio Vacacela informó que en el proceso tras la muerte de Luigi Rivera Quila, ocurrida a inicios de junio fuera del solar 2, manzana 35, en la ciudadela La Garzota, la madre de Rivera entregó al fiscal una lista de las personas que supuestamente amenazaron con eliminarlo.

En el listado constan el “Gordo Alberto”, “Achacado”, “Tigre”, “Guambra”, “Papucho”, “Coffee” y los policías Xavier Coello y  Marcelo Acosta. Vacacela explicó que Coello y Acosta están detenidos.Además de ellos, el ciudadano José La Paz Franco, alias “Chiche”, también fue capturado.
De las personas que constan en el proceso, dos fueron asesinadas en octubre y noviembre de este año, en diferentes situaciones.
El primero fue Miguel Hugo Pino Martínez, alias “Coffee”, quien fue acribillado por “Colombia” en la Penitenciaría del Litoral.
Casi un mes después, Alberto Isaías Precilla Taynys, alias “Gordo Alberto”, fue eliminado cuando pretendía comerse un hot-dog en un local de las calles Leopoldo Benítez y Hermano Miguel, en la ciudadela Vernaza.

Otra persona que tiene orden de detención por la muerte de Rivera Quila, según Vacacela, es Derli David Salazar Vargas, alias “Achacado” o “Francis”, quien, según fuentes policiales, supuestamente falleció en el hecho y tenía otra identidad.

Para comprobar esto, la fiscalía solicitó un informe con las huellas dactilares de las víctimas, para comprobar los nombres de los fallecidos.

Fuente: Diario Extra