Sonría con seguridad

Sabía que antiguamente los romanos utilizaban la orina para mantener sus dientes blancos. Por suerte, ahora no hay necesidad de llegar a tales extremos.

Las técnicas de blanqueamiento actualmente son tratamientos que la sociedad exige, afirma Monica Saa, especialista en estética dental. “Es un tratamiento estético que eleva la autoestima de las personas”, continua. Los métodos de blanqueamientos son procesos muy seguros. Si se siguen los protocolos, paso a paso, se tienen excelentes resultados en una primera sesión.

 
Contraindicaciones del proceso

El blanqueamiento es un proceso sencillo. Sin embargo, según Ana Villafuerte, estética dental, “este procedimiento no se puede realizar a menores de 16 años y a pacientes con caries”. Además, la persona no puede tener ninguna clase de sensibilidad en los dientes.

Antes del proceso, es importante realizarse una limpieza dental para detectar cualquier problema. Nancy Mena, especialista en Rehabilitación Oral y estética, concuerda con esto y comenta que “la gente con dentadura hipersensible, con caries o fisuras” no está en condiciones para realizarse un blanqueamiento. No son candidatos también mujeres embarazadas o en período de lactancia y quienes tengan alergias al material aclarador (peróxidos).

Quienes tengan restauraciones o carillas pueden hacerse un blanqueamiento dental, asegura Mónica Saa. “Pero antes tenemos la obligación de informarle que luego del procedimiento será necesario el reemplazo de las mismas”, indica.

Recuerde que las carillas y restituciones de porcelana no cambian de color con el blanqueamiento, solo los dientes naturales.
Cuidado con tu salud dental

Si el blanqueamiento no es controlado adecuadamente, puede afectar a la salud dental del individuo y provocar daños irreparables. Por eso, es tan importante que el proceso sea realizado por un profesional capacitado, un odontólogo general o un especialista en el área de Estética y Rehabilitación Bucal.

“Las complicaciones que se presentan van desde una hipersensibilidad intensa, quemaduras de los tejidos blandos como son encías y labios, hasta debilitamiento del esmalte dental”, asegura Mena.

Villafuerte, por su parte, manifiesta que esto ocurre solo en los casos cuando “los productos que se utilizan para el blanqueamiento no son los indicados, ni las sesiones que se deben seguir… Es por eso que el profesional debe hacer un buen diagnostico antes del tratamiento”.
¡No tan blancos!

Muchos piensan que mientras más blancos luzcan los dientes, mejor, y que de eso depende el éxito del tratamiento. Sin embargo, más que blanquear, el método consiste en desmanchar y aclarar los dientes. “El color del diente es como el tono de la piel o del cabello, es genético en cada persona y tiene un límite de aclaramiento”, precisa Mena.

De igual forma, Saa coincide en que el color de las piezas dentales va de la mano con el color de piel y del pelo de la persona. “El blanco que vemos en las revistas, por lo común, es photoshop, el color final dependerá de cada paciente”, asegura Villafuerte.

Asimismo, un blanqueamiento fuerte no es recomendable por el aumento de temperatura y por los efectos dañinos en la pulpa (nervio) de los dientes. Puede producir alteraciones irreversibles en el nervio.

Si el deseo del individuo es un color más claro, se recomendarán otros tratamientos dentales más radicales como la colocación de carillas de cerámicas.

  

Consejos prácticos
Conozca

Mantenga una higiene bucal óptima, con el uso de hilo dental y un cepillado correcto.

Use pastas y enjuagues dentales blanqueadores.

No consumir alimentos o bebidas con pigmentos como por ejemplo el café, té, refrescos con colorantes.

No fumar.

El Dato
Los costos varían entre los 100 y los 300 dólares, dependiendo del caso y del tipo de blanqueamiento.

Se recomienda que después del blanqueamiento se realice un retoque anual para no dañar el esmalte dental.
 

Fuente: Diario La Hora