Su cerebro podría estar en peligro

Un dolor de cabeza intenso y fulminante es lo último que muchas víctimas de un accidente cerebrovascular, también conocido como ACV, sienten antes de desplomarse.

Se trata de una enfermedad que ataca de manera silenciosa y tan repentinamente que, de-safortunadamente, muchas personas no tienen tiempo suficiente para salvar sus vidas.

El ACV se constituye en la primera causa de muerte y la segunda de discapacidad en Ecuador.

¿De qué se trata el ACV?

Es una grave patología que afecta el normal funcionamiento cerebral, dando lugar a la aparición o formación de trombos o coágulos a nivel del cerebro, los cuales taponan las arterias carótidas que lo nutren, es decir, que transportan sangre y oxígeno, asegura Patricia Barberis, neuróloga.

También conocida como ataque o isquemia cerebral, esta enfermedad se presenta en personas de todas las edades, por diversas causas. Sin embargo, sucede con mayor frecuencia en personas que han superado los 45 años, especialmente de sexo masculino.

Tenga en cuenta, además, que existen casos en que esta complicación se produce en niños prematuros, menciona la experta.

Cuando la entidad ataca

Desafortunadamente, esta ‘anomalía’ se caracteriza por ser silente (asíntomática), es decir, no manifiesta signos, sino hasta cuando ya es demasiado tarde. Pero, también hay otros cuadros en que sí existen señales, las cuales son un indicio de que algo no está funcionando correctamente en su organismo.

Barberis menciona que un intenso e insoportable dolor de cabeza es lo que siente quien sufre un ataque cerebrovascular. Aun así, hay quienes nunca tienen este dolor y llegan al médico únicamente cuando ya existe un déficit motor (de movimiento) o trastornos del lenguaje -no se entiende lo que dicen-. Los problemas cognitivos son otra consecuencia del ACV, ocasionando que los pacientes no recuerden ciertas cosas (pérdidas de memoria). Otra de las graves consecuencias que esta patología provoca es discapacidad física que impide que el individuo pueda moverse.

Tratamiento

En caso de que la hemorragia que existe a nivel cerebral sea significativa, se debe realizar un procedimiento quirúrgico para extraer el o los trombos, afirma la especialista, quien explica que se debe complementar el tratamiento con medicamentos.

Es fundamental, también, determinar cuál fue la causa exacta que provocó este daño para poder atenderlo, con el fin de evitar que vuelva a suceder. Asimismo, en caso de que exista alguna patología que suponga un factor de riesgo, es preciso curarla o controlarla a tiempo.

Tenga en cuenta que se trata de una enfermedad multifacética que debe ser vigilada por varios profesionales de la salud como cardiólogos, neurólogos, fisioterapistas, entre otros.

Recuerde que si el paciente acude a ser atendido por un médico antes de las tres horas de que inicie el ACV, existen muchas posibilidades de salvar su vida, asegura Barberis.

Prevenir y atender

° Patricia Barberis, neuróloga, explica que la trombolisis es un nuevo método creado para tratar los derrames cerebrales, por medio del cual se administra medicamento anticoagulante al paciente, con el propósito de diluir el trombo o coágulo que se produjo en su cerebro.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, a pesar de haber atendido la enfermedad, existe la probabilidad de que esta vuelva a presentarse. Pero, recuerde que cambiar el estilo de vida y cuidar su salud con chequeos médicos frecuentes -sobre todo cuando existen factores de riesgo- puede ayudar a prevenirla.
 

Conozca
Factores de riesgo

° Malformaciones congénitas
° Hipertensión arterial
° Diabetes
° Obesidad/sedentarismo
° Tabaquismo, alcoholismo y consumo de drogas
° Fibrilaciones cardíacas
° Arterosclerosis
° Aumento de colesterol y triglicéridos (hiperlipidemia)
° Estrés
° Mala alimentación (exceso de grasas y carbohidratos)

El Dato

La segunda y la tercera causa de mortalidad en el país en 2007 fueron la diabetes y las enfermedades hipertensivas, con 3.291 y 3.048 defunciones, respectivamente, según el último censo realizado por el INEC en 2010.

50% de las personas que presentan ACV no pueden volver a trabajar por incapacidad.

3.140
personas murieron en Ecuador en 2007 a causa del accidente cerebro- vascular, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Fuente: Diario La Hora