Temor y alerta por maíz transgénico

BRUSELAS-PARÍS, AGENCIAS.-

El autor francés del estudio que relaciona un tipo de maíz transgénico con altos riesgos de salud en ratas rechazó el pasado jueves las críticas contra sus métodos de investigación, y describió su trabajo como el informe más detallado hasta la fecha sobre el tema.

Gilles-Eric Seralini, de la Universidad de Caen, y colegas dijeron el miércoles que ratas alimentadas con maíz transgénico de la transnacional Monsanto o expuestas a su fertilizante más vendido sufrieron tumores y daños en órganos y muerte prematura.

Pero expertos no relacionados con el estudio se mostraron escépticos, describieron los métodos estadísticos del equipo francés como poco convencionales y acusaron a los científicos de embarcarse en una “salida de pesca estadística”.

El jueves en Bruselas, Seralini defendió el estudio, que fue publicado en la revista Food and Chemical Toxicology. “Este estudio ha sido evaluado por la mejor revista de toxicología alimenticia del mundo, que se tomó más tiempo que la gente, que reaccionó en 24 horas sin leer el estudio”, señaló.

La Comisión Europea pidió al organismo de seguridad alimenticia, EFSA, que verifique los resultados del estudio francés e informe de sus conclusiones.

En el 2003, la EFSA publicó un análisis de seguridad sobre la variedad de maíz transgénico conocido como NK603, que es tolerante al herbicida Roundup de Monsanto. Concluyó que ese tipo era tan seguro como el maíz no transgénico, y tras ello la Unión Europea aprobó su uso en alimento para personas y animales.

Pero Seralini manifestó que los análisis de la EFSA eran menos rigurosos que el estudio de su equipo.

“Los transgénicos han sido evaluados de una manera extremadamente pobre y laxa, con mucho menos análisis del que hicimos nosotros. Es el estudio más detallado y extenso del mundo. Por lo tanto, algunas personas son responsables y culpables de autorizar este tipo de transgénico apenas tres meses después”, afirmó.

Los animales bajo dieta genéticamente modificada sufrieron tumores mamarios, así como daños severos en hígados y riñones. Los investigadores dijeron que el 50% de los machos y el 70% de las hembras murieron prematuramente.

Monsanto dijo en ese momento que los científicos franceses habían alcanzado “conclusiones no corroboradas”.

Seralini cree que sus últimos estudios en ratas aportan un punto de vista más realista y mejor documentado sobre los riesgos que los ensayos de alimentación durante 90 días, que forman la base de las aprobaciones de cultivos modificados, ya que tres meses es solo el equivalente de la primera fase de la edad adulta en ratas.

Monsanto no estuvo inmediatamente disponible para comentarios, pero el grupo ha dicho en el pasado que sus productos son seguros y que no hay evidencias creíbles de riesgos para la salud de humanos o animales derivados del consumo de cultivos transgénicos.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, solicitó una rápida verificación del estudio y que, en caso de que los resultados sean concluyentes, París pedirá su prohibición “a nivel europeo”.