Tres asesinados en asaltos y sicariato

El cuerpo de Wilmer David Chimbolema, de 22 años, se desplomó en la puerta del bus de la flota Bolívar y cayó a la calzada tras recibir dos impactos de bala por parte de dos antisociales que asaltaron a los pasajeros del transporte público.

El hecho se registró el pasado miércoles, cuando en el bus disco 23, de placa BAD-278, que se dirigía a Guayaquil, subió un grupo de vendedores informales a la altura de la población de San José, cerca de Babahoyo.

Ángel Chimbolema, chofer del bus y tío de la víctima, recordó que los dos ladrones se subieron entre los vendedores, y uno de ellos fue hasta el fondo del micro y el otro esperó en la parte de adelante.

Agregó que este último pidió el dinero a Chimbolema, quien estaba como controlador junto a la puerta de ingreso del bus, quien se negó a entregarlo y por eso uno de los ladrones le apuntó con su arma y le disparó.

Mientras, en la ciudadela Guayacanes, en el norte de Guayaquil, fue asesinado ayer Walter Sandro Cruz Sánchez, de 35 años, dueño del taller mecánico El Híbrido.

Según los empleados de la víctima, una persona no identificada, de raza negra y estatura mediana, llegó y le disparó a Cruz en la cara, cuando se retiraba para su domicilio. Se descarta el robo, ya que este tenía todas sus pertenencias.

Inspector
Un disparo en el pecho acabó con la vida de Simón Bolívar Granda Moreno (62), mientras desempeñaba sus funciones como inspector de fumigación del Sistema Nacional de Erradicación de la Malaria (SNEM), para el Ministerio de Salud.

El crimen ocurrió a las 14:15, en la mz. 1052 del bloque 10-A de Bastión Popular.

Fuente: Diario El Universo