Turistas, “especie invasora” que amenaza a las Islas Galápagos, publica el británico The Guardian

El diario británico The Guardian publicó en su edición de este domingo 10 un reportaje que expone las problemáticasdel intenso tránsito de turistas en las islas Galápagos.

El paraíso que describió Charles Darwin está cada vez más extinto, es la idea general que la periodista Carole Cadwalladr transmite en el texto. Entre las decenas de ejemplos, se menciona el alto índice de mortalidad en los emblemáticos pinzones de manglar.

Gustavo Jiménez, científico de la Fundación Charles Darwin”, estima que cada año las camionetas golpean o atropellan a al menos 10.000 ejemplares.

Santa Cruz es la isla más habitada del archipiélago, y por ende, la más contaminada. En Puerto Ayora, su ciudad principal, el agua brilla intensamente, pero no por el sol, sino por las manchas de aceite que dejan las cientos de embarcaciones dedicadas al turismo. “Y más allá es una ciudad grande, es un enredo de los suburbios y hoteles a medio terminar. El agua subterránea está contaminada y no hay alcantarillado adecuado. Docenas y docenas de camionetas Toyota esperan para transportar a los turistas alrededor”, describe el informe.

Economía en crecimiento
Galápagos, además de ser uno de los ambientes más frágiles de la Tierra, también es una de las economías de más rápido crecimiento en América del Sur, reportan. El ingreso per cápita es mayor que en cualquier otro lugar del Ecuador. Casi 40.000 personas han hecho su hogar en las islas, atraídos por el turismo, y con ellos han llegado cientos de especies introducidas: las plantas invasoras.

Enrique Herrera, un entomólogo de la Fundación Charles Darwin, saca decenas de hormigas de sus cajones – son su especialidad – y dice que todo el tiempo están llegando nuevos tipos. Llegan en los aviones, los barcos, en las bolsas de los turistas, en los envíos de carga. “He tomado dos barcos como muestra, colocando trampas, y he encontrado 600 especies diferentes de insectos”, revela.

Pero las perspectivas a futuro son aún más desalentadoras que la realidad actual. “Es insostenible”, dijo Felipe Cruz, director de asistencia técnica a la Fundación Charles Darwin, refiriéndose al impacto que el turismo deja sobre las también llamadas, Islas Encantadas. “Hay siempre más, más, más. Más vuelos, más hoteles, más coches. No hay control. Hablamos sobre el ecoturismo, pero en realidad ya está mostrando signos de ser el turismo de masas”, añade.

En todas partes hay signos de estrés. En la isla Isabela, Maximiliano Martín nos lleva en un recorrido por el basurero, donde los gatos salvajes vagan y de una planta de alcantarillado difunto, dice la periodista. “Una organización internacional gastó ceca de 485.000 euros en un sistema de tratamiento de basura, pero la gente del lugar no sabía cómo usarlo. La basura se ha transformado en un problema social”, dice Martín, quien trabaja para el Organización internacional WWF, que impulsa un sistema de reciclaje en Isabela.

Este conflicto entre el hombre y la naturaleza es el corazón de una nueva exposición sobre las Galápagos en el Centro de Artes Bluecoat, en Liverpool, Inglaterra. Esta exposición es el resultado de una iniciativa de la Fundación Gulbenkian y el Fideicomiso de Conservación de Galápagos, que durante cuatro años ha financiado las visitas de 11 artistas a las islas, cuyos comentarios se enfocan en el deterioro de esa belleza prístina que, a su criterio, representaba a Galápagos.

Fuente: Diario El Universo