Un sistema para aprender a ahorrar energía

BABAHOYO.-

Cada vez es mayor el número de clientes que se acoge al nuevo servicio prepago de energía eléctrica que brinda la Corporación Nacional de Electricidad Regional Los Ríos.

El plan prepago consiste en instalar en los clientes que lo soliciten el medidor, el cual tiene un dispositivo que estará ubicado dentro de la casa, y el que indica la cantidad de energía que los habitantes de la vivienda están consumiendo.

Este proyecto se inició como plan piloto en los edificios del Banco Ecuatoriano de la Vivienda en Babahoyo, en donde fueron cambiados cerca de 100 medidores. Según un muestreo realizado por la CNEL, los usuarios han dado buenas referencias de este plan.

En dicho lugar había desorden en los medidores y en muchos casos se presentaba hasta robo de energía eléctrica, pero en la actualidad cada ciudadano realiza las recargas respectivas cuando ya queda poca energía.
 
Las recargas

Para evitar quedarse sin energía eléctrica, el cliente debe realizar la recarga en la oficinas de recaudaciones en la sede matriz.

Al acercarse a realizar la recarga, al cliente se lo registra e inmediatamente a través de un hardware que procesa la información, automáticamente se le carga en el medidor el valor que ha invertido, el cual puede ser de 5, 6, 10 dólares.

Según lo manifestado por la CNEL, el cliente lo que debe hacer es medir sus consumos internos y así darse cuenta de cuanto es lo que se consume, pues en este caso nadie puede alterar el sistema.

Cabe resaltar que con este sistema se benefician en especial los dueños de casas de arriendo, pues se evitan el tener que insistir al inquilino que cumpla con el pago del servicio de energía, ya que si éste no lo hace sencillamente no contará con el servicio.

Para obtener el servicio

Para hacer el cambio de un medidor normal a este nuevo servicio, el propietario del inmueble debe acercarse a la oficina de atención al cliente donde se le darán a conocer los esquemas que debe seguir.

Para ello debe presentar cédula de identidad, certificado de votación, llevar el código de un cliente vecino o los dueños de la casa, un diagrama para identificar el lugar donde se va a instalar el medidor, entre otros.

El cliente deberá cancelar la actualización del depósito de garantías, que usualmente en aquellos que tienen un medidor de 120 voltios, no pasa de los 40 dólares.

El usuario tiene que estar muy atento del visor que está dentro de la vivienda, pues el mismo indica la cantidad de carga que tiene para que pueda operar la energía dentro de la casa.

Hay que evitar que llegue el fin de semana y los clientes quieran hacer una recarga, ya que estas se venden de lunes a viernes, de 08h00 a 13h00 y de 13h45 a 16h00.

TOME NOTA

Si gasta más pagará más, todo dependerá del cliente.

Fuente: Diario La Hora