Viaje religioso terminó en tragedia

La tarde del domingo, el bus en el que viajaban 22 miembros de la familia se accidentó, dejando como saldo un muerto y ocho heridos.

Andrés Sánchez, de 57 años, fue la víctima mortal el accidente ocurrido en la vía Latacunga-La Maná (Cotopaxi).
El hombre viajó con sus parientes al Santuario del Niño de Isinche, ubicado a tres  kilómetros al sur de Pujilí (Cotopaxi), en la hacienda Isinche Grande.
Llegaron al sitio, a las 09h00 del domingo pasado, con el propósito de llevar a bendecir las imágenes del Santo Niño de Isinche y al bus en el que se transportaban. Luego de realizar sus actividades religiosas emprendieron su retorno a Buena Fe, a las 14h00, pero dos horas después la fatalidad se cruzó en el camino.
Un accidente de tránsito en el sector Las Moras, de la parroquia Pilaló, cegó la vida Sánchez, quien conducía la unidad de transporte.
“Había mucha neblina y llovizna, él venía despacio, de repente algo pasó con el carro, se le fueron los frenos, se recostó a la vereda para salvar a las personas y se fue contra la baranda para no caer en el abismo”, dijo Nubia Montúfar, una de las heridas, asegurando que el difunto fue a bendecir el bus de la cooperativa de transporte  Los Guayacanes, de la que era presidente.
Luego de esperar ayuda, algunos de los heridos se trasladaron por cuenta propia hasta el centro de Salud de La Maná. “Teníamos 45 minutos en ese lugar y  no llegaban las ambulancias, tuvimos que avanzar solos a una casa de salud, porque andábamos hasta con niños”, aseguró Montúfar.
Cristhian Moreira, médico del ECU-911 que asistió al rescate de las víctimas, indicó que el fallecido estaba bajo el micro.
“Uno de los pacientes tenía fracturas en el cráneo y  fue trasladado a Latacunga,  en total existieron ocho heridos de consideración”, indicó el médico.
Última comida. Poco antes del  accidente los Sánchez se detuvieron para comer algo en el camino. Posteriormente reanudaron el recorrido que se interrumpió por un desperfecto mecánico.
Familiares del fallecido indicaron que mientras  trataba de controlar el bus que se descarrilaba por fallas en los frenos, el hombre les gritaba que corrieran hacia el final del micro para resguardar su seguridad. Pese a los esfuerzos de Sánchez, el vehículo terminó volcándose.
Para Jéssica Sánchez, quien viajaba en el colectivo junto a sus familiares, su padre murió como un héroe, pues se sacrificó para tratar de salvar la vida de los demás pasajeros.
Asegura que le estará eternamente agradecida, ya que por sus maniobras sus hijas resultaron ilesas.
Mercedes Chanaluisa es una de las heridas que aún se encuentra delicada de salud, la mujer fue intervenida quirúrgicamente para salvar su vida.
FUENTE: DIARIO EL RIO
http://elrio.ec/noticias-los-rios-ecuador/460889-viaje-religioso-termino-en-tragedia/